26/1/14

Ya llegó la hora

Al contrario que tú, yo no pienso molestarme en borrar cada huella que dejaste en mi vida. Al contrario que tú, yo no pienso dedicarte malas palabras para excusarme de los errores que cometimos los dos. Al contrario que tú, no voy a permitirme aparentar cosas que no siento, porque es inútil hacerse el fuerte cuando existe cariño entre dos corazones. Al contrario que tú, yo puedo irme a dormir con la conciencia tranquila, sabiendo que cada palabra y cada gesto que te regalé eran tan reales como yo. Al contrario que tú, yo puedo sentirme bien conmigo misma, puedo afrontar esto a la cara y no tengo que salir huyendo como si dejar de querer fuese algo malo. Al contrario que tú, mantengo el respeto a todo lo que un día me diste y todo lo que tu alrededor me ha dejado disfrutar. Al contrario que tú, puedo sonreír sin arrepentimientos sabiendo que algún día todo volverá a su lugar.

2 comentarios:

Erre. dijo...

Yo pienso igual. Y que cada despedida es un nuevo comienzo. Y sobre todo, que de nada sirve recordar y estancarnos en las cosas malas, recordar y sonreír, ese es el truco que poca gente consigue.
Espero que seas una de esas privilegiadas.

Un besote!

Aquamarine dijo...

Felicitaciones por la actitud, porque saber ser agradecida es signo de madurez.Te felicito porque siempre hay que actuar de manera que podamos estar tranquilas con nosotras mismas, pero sobre todo, te felicito por darte la oportunidad de seguir adelante!

Un saludo en esta noche que se desvanece!