3/12/13

Te quiero :)

Supongo que te revienta que te diga las cosas, que sea tan pesada que no te deje tranquilo para que puedas pasar los momentos malos tu solo. Supongo que piensas que a veces me vuelvo tan irritablemente insoportable y cansina que es imposible aguantarme más de dos segundos seguidos. Sé que te apetece correr, alejarte de mí y desaparecer por unas horas (incluso por unos días)... pero no te dejo hacerlo, y eso es lo que más te saca de quicio. Me imagino que estarás harto de que me meta en tus cosas pero de vez en cuando me gusta recordarte que también son las mías y que siempre que esté contigo lo serán. Porque aunque de vez en cuando se te olvide, seguimos siendo uno desde hace un año y medio (e incluso diría que un poquito más) Incluso en los peores momentos. Y tienes la gran cruz de que mientras te quedes a mi lado seguiré molestándote cada día de mi vida si así consigo que me cuentes que te pasa y puedo encontrar alguna manera de hacerte sonreír. Sé que soy lo peor, que no te dejo en paz y te recuerdo constantemente que estoy aquí y no me he ido. Y lo peor es que en el fondo lo sabes. Sé que estás colapsado, que has vivido muchas cosas que no esperabas y que tienes unos miedos más grandes que yo (que no es difícil). Pero también sé que sabes que te lo doy todo y que siempre te lo daré y que nuestro amor es TAN GRANDE que acorta ciudades. Sé que sabes que cada detalle que hago es para eliminar esos monstruos de una patada. Sé que sabes que cuando estás conmigo solo existimos tú y yo, y eso es lo que verdaderamente importa. 
Yo también estoy cansada y harta de dejarte en el aeropuerto cada dos por tres, de las despedidas y de los atracones de lágrimas. También estoy cansada de no poder abrazarte cuando necesitas que esté ahí y de que no me acaricies ni me beses cuando lloro sin parar. Pero lo importante de todo lo que estamos haciendo es que algún día podremos hacerlo. Y eso es el motivo real por el que luchamos cada día. Y tenemos una promesa, así que debemos conseguirlo. Agárrate a mi mano, aunque tengas miedo del futuro... y simplemente, nunca la sueltes.


Por mil lunas más abrazados.

No hay comentarios: