23/12/13

Si tuviese que hacer un balance no sabría por dónde empezar. ¿Cómo le explicas a alguien que un año que ha sido maravilloso acaba siendo uno de los peores de tu vida? Es increíble como pueden cambiar las cosas en cuestión de unos días, pero supongo que siempre pasan por alguna razón, aunque en este momento yo la desconozca. Quise compartir con él todas mis canciones, y ahora cuando escucho la radio solo soy capaz de recordar todos los besos que ya no le daré. Quise compartir con él tantas cosas que acabó siendo demasiado para los dos. Lo único que tengo claro, es que con todo lo que he dado no tengo nada de lo que arrepentirme. Tengo la satisfacción personal de haber hecho las cosas como tenía que hacerlas. Y ahora sé que si él no ha sabido valorarlo, con el tiempo llegará alguien que me quiera por todo lo que él dejó de quererme. Supongo que el rencor se lo irá comiendo el tiempo, porque estoy segura que lo que hoy echo de menos... mañana lo echaré de más. Todo esto solo sirve para fortalecer todo lo que ya pensaba de mí desde hace tiempo, que siempre me demuestro que soy más fuerte de lo que nadie se imagina... incluso yo. Espero que la vida nos devuelva a cada uno lo que realmente nos merecemos, y que el nuevo año comience con una nueva yo.

Una vez más, gracias a todas aquellas personas que me demuestran día a día lo que es la amistad verdadera. Y que a pesar de haberlos dejado de lado en muchos momentos este año por salvar algo insalvable, siguen ahí demostrándome todo cada día, incluso aquellos que no esperaba que lo hicieran. 

1 comentario:

Anaid Sobel dijo...

Caer y levantarse, cielo.
Y seguir siempre adelante.

Si hay un paso hacia atrás que sea solo para coger impulso.

Besos grises