28/10/13

Por mil razones más.

Supongo que es fácil hablar de amor cuando las cosas marchan bien, cuando no hay ningún obstáculo en el camino y sientes que podrás con todo lo que venga. Lo difícil, es seguir hablando de amor cuando se pasa por un momento complicado, cuando tienes la cabeza llena de pájaros que te impiden recordar los buenos momentos y parece que nada volverá a ser lo de antes. Pero es ahí cuando, a pesar de todo, tenemos que seguir demostrando el amor que sentimos hacia el otro.
Porque aunque las palabras a veces puedan ser nuestro enemigo, aunque las circunstancias no estén siempre de nuestra parte… siempre habrá algo mucho más fuerte que todo eso. Siempre habrá un momento que puedas recordar y sonreír. Siempre podrás imaginarte su risa o esa arruga que se le forma en la nariz cuando se pone serio. Siempre podrás recordar sus gestos, la forma que tiene de caminar e incluso esas mil manías que le hacen más especial que nadie.

Si hay amor, siempre habrá una buena razón para seguir adelante en los momentos difíciles. Siempre habrá algo por lo que merezca la pena seguir luchando a su lado. Siempre habrá un buen motivo para agarrar de nuevo su mano y seguir caminando juntos… volviendo a olvidar el miedo y haciéndoos más fuertes que nunca.

Tres días y llegará la recompensa.

1 comentario:

Luli Cattáneo dijo...

Cuando el amor está en ¿crisis? no sé por qué, pero suele inspirarme más a la hora de escribir. Saludos! :)