16/5/13


"Se me enredan las palabras entre suspiro y suspiro. Se me escapan los motivos y no encuentro la manera de detenerlos. Me olvido de la hora… e intento despejar tu rostro de mi mente. Sin resultado. Sigues ahí, sin moverte. Y en un susurro recuerdo lo último que me dijiste. Aún no sé cómo esas palabras siguen tan intactas en mi memoria. Pero ahí están, repitiéndose una y otra vez sin parar. Volviéndome un poco más loca que de costumbre. Haciéndome pensar en ti hasta cuando no quiero hacerlo. Obligándome a culparme por todos los errores que cometí. Por todas las cosas que no te dije. Por todas las que ya, nunca te podré decir. Porque me falta el valor para hacerlo."

4 comentarios:

Anaid Sobel dijo...

Ais, es doloroso leer cosas así, es increíble lo que duele la ausencia...


Besos grises

Carolina dijo...

Hola Nerea, si aún hay tiempo, no dejes que se te escape. Que ese recuerdo que permanece intacto en tu memoria te de el valor para decir lo que hasta ahora has callado. Buen finde para ti!!!!

Pd) Muchas gracias por participar en mi blog, eres muy bienvenida.

Bren. dijo...

Ojalá todos tuviéramos el valor de decir con palabras lo que pensamos.
Un beso grande!

Pamela dijo...

Siempre quedan palabras en nuestras bocas, que nunca dijimos, a veces lo lamentamos