11/4/13

Un año y dos días.

Nuestros viajes siempre son bonitos. Siempre son especiales y no hay nada que pueda estropearlos. Sin embargo, esta vez ha sido diferente. Solo tú y yo lo sabemos y solo tú y yo lo sabremos para siempre. En este viaje ha cambiado algo, no sé exactamente el qué pero algo ha hecho click en mi corazón. Has hecho que demasiadas cosas sean importantes y tengan más valor del que cualquier persona que no fuese nosotros le daría. Has llenado estos trece días de besos al revés, de bailes de la sardina antes de dormir, de donuts por las mañanas, de quejidos al madrugar, de bañeras medio frías, de besos hacia el infinito, de lágrimas que se convierten en abrazos, de calles en las que pasan cosas raras, de pulseras que se rompen, de granizados que nunca terminan, de mcdonnald's espontáneos, de cervezas a las doce de la noche, de fundas de pingüinos que nunca se compran, de regalos, de meteduras de pata que se arreglan con besos, de gominolas que nunca son suficientes, de sorpresas inesperadas y de un montón de cosas más que podría seguir numerando. Has llenado este viaje de una única palabra que puede resumirlo todo. Has llenado este viaje de AMOR. De un amor arrollador que puede con todo lo que se le ponga por delante y más. De un amor que hemos creado nosotros durante 365 días (y algunos meses más). De un amor, que si me permites, no quiero perder nunca.


3 comentarios:

Fiore ♥ dijo...

Que liiiiiiiiindo !

Letras en mi Corazón dijo...

que lindo.!! pues que sigas teniendo mas de esos dias!! y que perduren para siempre

Erre. dijo...

Qué bonito es compartir bañeras medio frías :)