18/4/13



Parece como si Marc Chagall os conociera desde siempre. No sé cómo pudo haberos pintado tan bien incluso faltando casi un centenar de abriles para conoceros.

Una habitación, dos personas, nada más. Una mujer recibiendo un ramo de flores de manos de su marido el día de su cumpleaños. Está bien, perdonad si estáis pensando que todo el mundo puede ver eso. Hoy no pretendo escribir para vosotros, necesito apaciguarme, pensar, reflexionar y hacer lo posible para que las dos almas que me componen guarden el vinagre en la caja fuerte y saquen otra vez las innumerables gasas que hay en el botiquín. Ella, tan altiva, tan merecedora de todas las cosas, tan tangible como la sombra que le acompaña en los días de lluvia… Él, tan listo, tan novato, tan ilusionado, tan víctima de su pasado.

Sí, os hablo a vosotros dos, escuchadme por favor. Dejar los lápices y el orgullo encima de la mesa y prestadme atención. 

A que salgo favorecido en el cuadro? Cuanto más bien salís vosotros mejor me veo yo. Tú, con tu ramo de flores y esos ojos de sorprendida; él volando, besándote, susurrándote.

Mirad la claridad de las ventanas: en la ventana derecha la claridad es absoluta, en la ventana siniestra de abajo va oscureciendo hasta llegar a la de arriba del todo, donde se puede apreciar la noche. Paráis el tiempo y es el momento en que más vivo me siento. Cuántas veces habéis sacado las manecillas del reloj? cuántas veces se os ha pasado el tiempo besándoos? Cuántos segundos invertidos en caricias habéis robado al tiempo? Él nunca se sintió así, por eso vuela por encima de ella, o mejor dicho, vuela su alma hacia mí hasta que obtengo otra vez la mitad que me pertenece. A ella en cambio le cuesta más volar: el peso de la experiencia es de plomo y no le permite levantar el vuelo con la misma facilidad que él, insensato quizás.  

Aprovecho para decirte, Chagall, con el debido permiso, que solo quitaría una cosa de tu cuadro. Ves ese detalle que pusiste en la ventana derecha? Esa escalera de emergencia? No me hace falta, no nos hace falta, no la necesitamos. Prefieren seguir parando el tiempo con cada beso, encerrados en una casa sin salida dónde cada día es mí día, su día. Donde cada día fuera mí cumpleaños. 




 ''El cumpleaños'', Marc Chagall

3 comentarios:

Natalia dijo...

MUY BUENO

Nerea Riveiro dijo...

Eres auténtico cuando te pones a escribir. Deberías hacerlo más veces y lo sabes. Tú y yo, seguro que hay mil cuadros que nos reflejan pero no sé por qué estoy segura de que has elegido el más especial. Te amo más que a nada y solo quedan 6 días.

Esteer dijo...

WOW me ha dejado sorprendida. me ha encantado...Que original y artistico. besos