15/4/13

Intercambio de silencios.

Las cosas cambian con el tiempo. El amor no se demuestra de igual forma con el paso de los días. Los códigos secretos varían según las estaciones y nuestro lenguaje cambia según el latido de tu corazón. Aparecen cosas especiales y desaparecen otras que nos habían regalado muy buenos momentos. Antes un par de palabras desencadenaban sonrisas y ahora todo eso ha crecido mucho más. Todo lo relacionado con nosotros ha crecido mucho más. Los besos se han duplicado por mil, y los conocemos de mil formas y colores. Aprendimos a enlazar nuestras piernas cada noche de cien maneras diferentes. Practicamos el baile de la sardina antes de dormir mientras me enseñabas a hablar catalán (algo torpe por mi parte). Hicimos de las "pessigolles" un momento espeluznante en el que alguno de los dos tenía que salir corriendo si no quería ser derrotado. Aprendimos a parar los relojes para que los segundos se pusieran de nuestra parte y no nos obligaran a despertar entre los rayos del sol. 
Conocimos la magia. La magia que veo en tus ojos mientras tocas tu guitarra y me miras de reojo. La magia que existe entre los dos cuando delicadamente me tocas el pelo y no puedo evitar sonreír. La magia de tus lágrimas gritando que no nos volvamos a separar mientras te abrazo con tanta fuerza que casi me da miedo romperte. Conocimos la magia de un te quiero que nunca acaba de ser pronunciado porque ha preferido un silencio que habla por sí solo.



1 comentario:

Natalia dijo...

Sos una tierna!! Me encanto la parte de " la magia que existe entre los dos cuando delicadamnete me tocas el pelo y no puede evitar sonreir". Es hermosa la entrada.
Te espero en mi blog :)