7/10/12

Silencios ruidosos.


Quedaron muchas cosas sin decir y muchos besos sin regalar. Demasiados pensamientos inoportunos y dudas mareándonos la cabeza. Ninguno de los dos habló claro y por eso estamos aquí hoy (creo). Todo este tiempo me he sentido como si un monstruo de grandes proporciones me persiguiera hasta que conseguía lo que quería. Y nunca fui capaz de hacértelo ver. Aunque siendo sincera, tampoco me esforcé mucho en intentarlo. Fui restando besos al problema y analizando tus puntos débiles, pensando que así llevaría la razón. Di en el blanco. Te comencé a sacar de quicio y nuestra única solución era hacer el amor a contra reloj, sabiendo que tal y como estábamos nos quedaba poco tiempo. Ya sabes, siempre se busca en la cama lo que no se encuentra fuera de ella. Y ahí fuimos, con el corazón vacío y los rencores a un lado de la habitación. Y aunque ni nos lo imagináramos, nos seguían esperando impacientes en la puerta.  

4 comentarios:

.A dijo...

en las discusiones en la cama dicen que siempre son mejores..

InconformistGirl dijo...

Haz que los silencios sean de placer!

Pamela dijo...

Si pero no cada vez que se peleen tienen que arreglarlo de esa forma.
Besitos Nerea!

Marina P. dijo...

no viene mal que ese haya sido el final, quizas así se calmen más facil las aguas jaja
saludos