25/9/12

Cumpleaños feliz.

Hoy es uno de esos días en los que se debería hablar con la mirada. ¿Por qué? Porque es el cumpleaños de mi abuelo y yo debería poder decirle todo lo que siento sin articular palabra. Un abuelo es una de las mejores cosas que pueden pasarte en la vida. Su apoyo incondicional, sus ganas de verte crecer y ayudarte a mejorar en todos los sentidos, nadie más que un abuelo puede sentirlo. Pocas veces se lo digo y sé que seguiré sin decírselo, pero le quiero. Le quiero mucho más de lo que puede imaginarse. Le quiero cuando sale al jardín y toca la guitarra hasta que el sol se esconde y aparecen las estrellas. Le quiero cuando me reta a partidas de ajedrez y se deja ganar. Le quiero cuando se enfada porque "no me interesa" lo que me está contando. Le quiero de todas y cada una de las maneras posibles. 

¡Feliz cumpleaños yayo! Que cumplas muchos más. Te debo un tirón de orejas.


2 comentarios:

Carolina dijo...

Uf. Me has emocionado con tus palabras... Yo este año dejé de poder decirle al mío lo mucho que lo quería.
Así que disfrútalo mucho, linda.

¿Me abrazas? Lola dijo...

Siempre he vivido lejos de mis abuelos... pero recuerdo mucho a una que murió hace mas de 10 años... ella siempre pasaba en la cocina y la casa tenia un olor muy peculiar, que cuando vuelvo a percibirlo por azares de la vida, la recuerdo y me veo allí también, en aquel piso verde que me parecía tan extraño, en aquel jardín tipo selva que jamas me atreví a explorar... Dichosa tu y Yayo, porque no siempre las historias se parecen... FELICIDADES A EL!!!...