6/7/12

Paranoias mentales (I)

Odio cuando desaparecen las cosas importantes. Las cosas que sabes que tarde o temprano vas a necesitar algún día, aunque hoy por hoy, nunca las utilices. 
Ya sabes a que me refiero. Un bolígrafo justo en el momento en el que tu grupo favorito te va a firmar un autógrafo. Un pañuelo justo cuando a tu mejor amiga se le dibuja una lágrima en la cara por ese ex-novio gilipollas al que matarías si pudieras. Un abrazo cuando tienes un mal día y nadie se da cuenta de que llueve porque lloras. Unas palabras bonitas cuando el día se hace gris porque se me hace demasiado pesado echarte de menos. 
Esas pequeñas cosas a las que nadie presta atención. Esas que apuntas en tu diario cuando tienes un día malo y luego se te olvidan. 
Pero a mi no. A mi nunca se me olvidan. Por eso siempre intento cuidar los pequeños detalles a los que nadie hace caso, pero que en el fondo, son los que realmente te ayudan a demostrar lo que sientes. Y más a una persona tan complicada como yo, que le cuesta tanto expresarse  y decir lo que siente, que tiene miedo y que sabe que tendrá que enfrentarse a él durante toda su vida porque nunca se esfumará. Buscáis la gran felicidad y solo perdéis el tiempo. Mirad a vuestro alrededor. Os aseguro que hay personas que están mucho peor que vosotros y que aún así mantienen la sonrisa. Observad las pequeñas cosas y descubriréis pequeñas alegrías.

Aunque tú no lo sepas...

3 comentarios:

¿Me abrazas? Lola dijo...

De acuerdo... Esto me gusto mucho...
Saludos... ñ_ñ

Ainnoa♥ dijo...

Estoy de acuerdo con todo..!

te sigo!

.A dijo...

en los pequeños detalles se encuentra la felicidad..