3/5/12

Un viaje inolvidable.

Siempre me repiten que será difícil, que estamos locos o que ellos no podrían con esto. Que la distancia es un obstáculo grande que pocas personas pueden lograr saltar y que habrá demasiadas noches eternas mientras  estemos el uno sin el otro. Pero no lo entienden y por más que lo explico jamás lograrán entenderlo. 
No entienden que a mi no me hace falta nada más cuando te miro a los ojos y me dices que me quieres. No entienden que para nosotros es suficiente un parque y una toalla para pasar el rato, que da igual el lugar en el que estemos o el número de gente que nos rodea cuando estamos juntos, porque en ese preciso momento solo existimos tú, yo y esa canción que siempre tenemos en la cabeza. No son capaces de comprender que el número de veces que repiten que esto será imposible, es nueve veces menor al número de veces que me haces sonreír. Que solo tú puedes entender por qué te miro de reojo cada vez que estamos en el coche y te pasas del límite de velocidad. Que solo un pingüino y una jirafa serían capaces de estar mojándose en un parque riéndose de sí mismos. 
No podemos culparles por no creer en nosotros, porque ellos no tienen ni idea de cómo se te arrugan los ojos cada vez que sonríes, ni de la manera que tienes de tocar la guitarra mientras te grabo con el móvil. Tampoco saben que las horas a tu lado parecen una estrella fugaz, de esas que me haces con el humo del cigarro una noche antes de volver a casa. Tampoco conocen la manera en la que esos ojos azules se ponen rojos cada vez que nos tenemos que separar, ni lo que siento cada vez que me besas y me susurras que me echarás de menos.
Nunca conocerán el significado de una palabra tan simple como koala, palabra que después de estos seis días significa mucho más que amor. 
Solo tenemos que dejar que el tiempo pase. Y eso no será difícil mientras estemos juntos. Porque cuando nos demos cuenta le habremos demostrado a todas las personas de la Tierra y de todo el sistema planetario que nos queremos, por encima de la distancia y de todas esas personas que algún día no creyeron en Nemo. 



1 comentario:

Rakel dijo...

hermosa entrada!! si hay amor..dalo por seguro que la distancia no impedira a que se sigan amando