13/3/12

Parte número uno.


"Me has enseñado que existe alguien que me escucha y que está interesado en todo lo que le cuento, hasta de mis tonterías más tontas. Alguien que cuando tengo un día malo, me cambia de tema, lo revuelve todo y me hace sonreír. Alguien con el que escuchar música por las noches. Alguien que hace cada canción diferente.
Contigo me he liberado. He expresado mi opinión y  mis sentimientos como nunca antes lo había hecho. Te he confesado mis miedos y tú simplemente, me has dado fuerza y has matado a todos esos monstruos.  Te he contado cosas que el resto de mundo no entendería, pero tú sí. Y en realidad... no me hace falta nada más. Me basta con que cada noche, aproximadamente sobre las diez, esa luz roja de mi móvil se ilumine avisándome de que tendré una larga noche de conversaciones intensas. "