19/1/12

Y no hay más que decir.

Y de repente lo vi todo más claro. No importa lo que salga mal. No importa si me dejas o te vas. No importa todo lo que se me ponga por delante, ni todas las personas que se meten por el medio. No importa que nada salga como espero, ni si quiera que todo lo que siento no sirva para nada. No importa que no me entiendas ni tampoco que yo no te entienda a ti. Ni si quiera importa que no lo intentes. Lo único que realmente importa, es que yo puedo con todo. Lo único que de verdad tiene sentido, es que a pesar de todo yo nunca pierdo la sonrisa. 


2 comentarios:

Pamela dijo...

Es lo mejor que una sonrisa permanezca en tu cara aunque te esten pasando cosas malas.

Anónimo dijo...

Que grande nerea ;)