31/1/12

No.

He aprendido a valorar todo lo que tengo alrededor y he comprendido que quien se va de tu vida es porque tiene que alejarse de ti, aunque eso no nos guste demasiado. Aprenderemos a vivir sin esas personas que tarde o temprano, se acaban marchando de nuestro lado... sin mucha explicación. Y cuando pase el tiempo y vuelvan tendremos el valor suficiente para decir no. 
No a volver a suplicarte. No a volver a intentar comprenderte. No a volver a hacer lo que siempre has querido. No a volver a creer que yo tengo la culpa. No a volver a hacerme creer que te necesito. No a volver a hacerme daño. 


Treinta y uno de enero y subiendo.

2 comentarios:

Rakel dijo...

un NO rotundo es lo que aveces necesitamos en nuestras vidas!!

El Drac dijo...

Está bien que la persona se vaya por cualquier motivo; pero ¡que se vaya haciéndonos daño!! eso para mí merece la mas dulce y milimétricamente planificada VENGANZA

Un besote