11/12/11

Así.

Y justo en ese momento me di cuenta de que prefería mil veces estar contigo abrazada en la cama sin nada que decir, con un montón de preguntas en la cabeza y con la certeza de que no te vas a ir de mi lado.


2 comentarios:

Natalia dijo...

que tierna

Inestabilidad Mental dijo...

Sin duda, creo que todos preferimos eso. Sobre todo, queremos tener esa certeza :)