12/11/11

Qué más podría decir...

Entonces comprendí que contigo las cosas eran diferentes, que podía hablar perfectamente de cualquier tema sin sentirme cohibida, que podía reírme de cualquier tontería que tú acabarías riéndote también. Entendí que una tarde improvisada es mucho más especial que otra cualquiera, que contigo no me siento anulada si no al contrario... me siento libre. Me enseñaste que todo el mundo debería dejarse llevar por el momento... y que hacer alguna locura de vez en cuando no es tan malo como lo pintan.

No hay comentarios: