14/11/11

¿Por qué conformarnos con lo que venga?


Buscamos una calma inalcanzable, un equilibrio emocional, un final feliz como el de aquel cuento que alguna vez nos contaron. Buscamos una estabilidad sentimental, alguien que los días de lluvia se quede a nuestro lado en la cama. Buscamos la libertad para poder hacer lo que queremos en cada momento, buscamos disfrutar de las pequeñas cosas que pasan desapercibidas, buscamos sentirnos queridos y a la vez no sentirnos asfixiados. 
Las relaciones son muy relativas, cada persona tiene su propia manera de verlas y sobre todo, de vivirlas. Cada pareja marca sus límites, sus reglas. Lo que para unos significa querer para otros es engañar. Para algunos hacer el amor marca un antes y un después en la relación y para otros es simple rutina. Para algunos tener momentos especiales con la persona que quieres hace que la pareja cada vez esté más unida, sin embargo otros creen que simplemente con pasar el rato lo solucionan todo.
Mi madre me dijo una vez que con el tiempo aprendería a querer de verdad y sobre todo a quererme a mi misma, pero siento decirle que lo que el tiempo me ha enseñado es que estar enamorado/a es poner a esa persona por delante de los demás, es que seas capaz de darlo todo, capaz de hacer locuras, de huír, de olvidarte del mundo. Estar enamorado/a es no dudar ni un solo segundo, es tener miedo, es sufrir cada vez que llora, es salir corriendo de la rutina y enfadarte por las tonterías más estúpidas. Estar enamorado/a es compartirlo todo, es tener la necesidad de que esa persona esté a tu lado.
Creo que las personas nos enamoramos de verdad una sola vez en la vida y lo más triste de todo es que pienso que el noventa por ciento de las personas no conseguimos vivir nuestra vida al lado de la persona de la que realmente hemos estado enamorados. Siempre creeré que las grandes historias de amor casi nunca acaban con un final feliz y que, por mucho que nos hiera el pensarlo, son las que más daño nos hacen. 
¿Es mejor dejar ir al amor de tu vida porque esa relación te perjudica más de lo que te aporta? ¿Cuándo nos damos cuenta de que esa persona es con la que debemos pasar el resto de nuestra vida? ¿Realmente somos capaces de dejar una relación por el daño que nos hace o preferimos seguir a su lado aunque nos esté anulando completamente? ¿La mayoría nos conformamos con lo que llegue simplemente por no sentirnos solos?
En fin, al fin y al cabo todos perseguimos lo mismo: un amor a medida.



Resumiendo, sabes donde estoy.

No hay comentarios: