17/11/11

Nunca me atreví..

Nunca quise llorar cuando me mirabas, ni observarte desde la cama mientras doblabas con delicadeza aquel pijama azul. No quise hacerme ver frágil cada vez que te alejabas de mí, tampoco complicada cada vez que no estábamos de acuerdo en algo. Nunca quise tener siempre la razón, simplemente quería discutir por el placer de reconciliarnos después. Tampoco mi objetivo era que te fueras pegando un portazo en mi corazón, pero resultó que el hilo del que colgábamos era mucho más fino de lo que nosotros creíamos. Nunca quise verte bailar en el coche cada vez que sonaba tu canción favorita para luego tener que olvidarte cada vez que cerraras esa puerta. Tampoco fue nunca mi intención que te sintieras culpable cada vez que tus palabras me hacían daño, ni de que las tostadas siempre se quemaran y el café nunca estuviera a mi gusto. Nunca quise sacarte de quicio cada vez que dejaba mis calcetines sobre la mesita de noche. Ni tampoco amarte hasta el punto de llorar cada vez que te pierdo.


Me sabes llevar.

2 comentarios:

Inestabilidad Mental dijo...

Precioso ¡sí señor!

cinco letras dijo...

Pretendemos hacernos más fuertes cuando nos pasan cosas así, pero sólo en apariencia. Aunque creo que nos recuperamos antes de lo que imaginamos...con una sonrisa gigante y con ganas de un nuevo comienzo.

:)