6/10/11

¿Sabes? Me he acostado en la cama y ha sido uno de esos días que mirando al techo me he puesto a pensar. Evidentemente el primer pensamiento de mi cabeza fuiste tú. Entonces, lo que seguidamente se me vino a la cabeza fue una pregunta: ¿por qué te quiero? 
Si lo piensas bien es una pregunta que poca gente se atreve a cuestionarse, no todo el mundo sabe decir por qué quiere a esa persona que está a su lado. Bueno, no se explicarte como lo hice pero empezaron a salir razones a montones...
Primero me acordé de la sonrisita que pones cuando me ves aparecer, luego la forma en la que se te achinan los ojos y se te arruga la nariz cuando te ríes, todas esas pequitas que están esparcidas por tu cara. También la forma que tienes de acariciarme, de darme un beso o de abrazarme, que hace que sienta no hay nadie más en el mundo, que solo existimos tú y yo. O la manera que tienes de susurrarme que me quieres, o esa tranquilidad que me transmites cuando me miras. O simplemente esa protección que siento cuando vamos caminando por la calle y me coges de la mano. 
Y entre todas estas razones aparecieron unas cuantas más. No sé si por suerte o por desgracia para ti, pero lo que es para mi... me siento orgullosa de mí misma. ¿Sabes por qué? Porque la mayoría de las personas no saben explicarse así mismas el motivo por el que quieren a la persona que supuestamente las hace feliz.

No hay comentarios: