10/10/11

Reflexiones de idiotas.

A mi es que eso de que me digan que algo es imposible... no me va, no es mi línea. ¿Para qué están los sueños entonces? ¿Para darse por vencidos y dejarlos ahí parados como si no sirvieran para nada? ¿Y si es así... para qué vivís? Hay una gran diferencia entre algo imposible y algo improbable. Y como dijeron una vez, lo improbable es por definición posible. Y mientras sea posible, hay esperanza. 
Desde siempre fui la chica que seguía creyendo en las hadas, la que veía películas de amor y pensaba que cualquier día podría pasarle a ella. La chica que tenía miedo a que los Reyes Magos entraran por su ventana y que cuando venía el Ratoncito Pérez nunca entraba sola en la habitación. 
Vamos, la chica a la que probablemente todo el mundo llame inocente y de razón dan que pido deseos a las estrellas... pero es que sin ilusión y sin magia... ¿ a dónde vamos?

No hay comentarios: