5/10/11

-

Nunca me dio por pensar en todos los tipos de amores que hay. Nunca hasta hoy. Primero están los imposibles, esos que sabes que nunca vas a conseguir, esos que sueles tener cuando eres pequeña y que sabes que nunca serás lo suficiente como para alcanzarlos. Después están los amores que duelen, aquellos que por alguna razón nunca pueden acabar bien aunque se quieran por el simple hecho de que se hacen daño, los que te marcan y te dejan un antes y un después en tu vida, los que te hacen replantearte cosas y te enseñan otras tantas. Luego están los pasajeros, aquellos que duran poco pero con los que siempre aprendes algo, los fugaces, como los amores de verano. Y por último nos encontramos con esos que te hacen sentir bien, sentirte especial, los que te enseñan de verdad a enamorarte, a querer a alguien pero sin olvidarte de ti mismo, esos en los que encuentras un apoyo incondicional, los que nunca fallan y siempre están ahí, los que ni si quiera sabes cómo explicarlos porque...porque son indescriptibles. 



No hay comentarios: