20/10/11

Ay, por pensar por pensar...

Nuevos pensamientos, nuevas ideas. Cambias tu forma de pensar, lo que antes era que sí ahora es que no. Lo que antes echabas de menos ahora lo echas de más. Lo que antes te importaba demasiado ahora te causa indiferencia. Lo que antes era prioritario para ti, ahora simplemente está ahí y si no está pues no pasa nada.
Con el tiempo todo cambia. Cambias tú, cambian las personas que están a tu alrededor, cambia el mundo. Y normalmente solo te das cuenta de cómo ha evolucionado la gente que día a día vive contigo y no te fijas en cómo lo has evolucionado tú (que debería ser lo más importante...).
Pero un día, así sin más, te paras a pensarlo. En lo que eras antes y lo que eres ahora, en lo que te has convertido con el paso de los años, lo que has aprendido por el camino, e incluso te fijas en todas las decisiones (acertadas o no) que has tomado. Pones en una balanza lo bueno y lo malo, y... comparas.
Puede que te des cuenta de que en realidad, todo lo que has hecho ha dado mucho de sí, o que en cambio, no te haya servido para nada. Puede que te des cuenta de que todo lo que has pasado ha merecido la pena o que, en cambio, seas consciente de que has luchado como una leona sin resultados.
Entonces...deberíamos empezar a replantearnos las cosas.



Y a ti...¿de qué te ha servido?

3 comentarios:

El Drac dijo...

Cuando las cosas han pasado es muy fácil lanzar críticas hacia uno mismo incluso, la cuestión está en que se presente la misma circunstancia y tomemos una decisión distinta.

Un fuerte abrazo

:( dijo...

Ni un solo día se es igual a como se ha sido el día anterior. Lo que sea que vivas ese día, ya influye en tí...

La chica de los sueños de cristal dijo...

Me quedo con: "Lo que antes echabas de menos, ahora lo echas de más". Aunque sinceramente, siempre hay que permanecer atento... pues en cuanto nos descuidamos estamos echando otra vez de menos.