26/10/11

Así es la vida.

No quería sacar conclusiones precipitadas. Supongo que siempre nos imaginamos las cosas como queremos que pasen y si luego no sucede todo como imaginábamos nos decepcionamos. También suele pasar con las personas. Cuando conoces a alguien más o menos te haces una idea de cómo es, luego hay dos opciones: que aciertes o te equivoques. De todas maneras, si una persona con la que pasas mucho tiempo te demuestra que no es como tú pensabas sientes que te está fallando o que te ha estado engañando.
Estas cosas nos pasan por ilusionarnos tan fácilmente. Supongo que a mi esto me pasa a menudo. Le pongo ilusión a algo, lucho por ello y tarde o temprano alguien me acaba abriendo los ojos para que vea que eso que yo creo que es de cierta manera, a la hora de la verdad es todo lo contrario.
En realidad duele cuando apuestas por alguien, te enfrentas al mundo, dejas cosas de lado y luchas con uñas y dientes por esa persona y al final no es aquello que pensabas. 
Pero qué le vamos a hacer. Así es la vida...

No hay comentarios: