11/10/11

11

Se quedó toda la noche observando cómo dormía. Analizando cada movimiento y preguntándose qué sería lo que estaría soñando. Y cada vez que bostezaba, ella sonreía. Seguramente la mayoría de las personas se preguntarían por qué ella esa noche no durmió. Bien, la respuesta era sencilla: no podía hacer nada más bonito que mirarle mientras dormía abrazado a su cintura.

No hay comentarios: