26/9/11

Pasajero.

Llega un momento en que lo que antes era suficiente, ahora es escaso. Se pierden miradas, besos en las farolas, caricias debajo de las sábanas, sueños que nunca se iban a cumplir. Se pierde la ilusión, desaparecen las ganas. Y ni si quiera se sabe por qué. 


"En una relación siempre hay uno que quiere más que el otro. ¡Oh Dios Mío! Cómo desearía no ser yo..."

No hay comentarios: