15/9/11

Cosas de la edad.

Las cosas cambian, igual que las personas. De pronto empiezas a echar de más lo que antes echabas de menos. Empiezan a cobrar importancia otras cosas y quedan en segundo plano las que antes eran importantes para ti, pero que al fin y al cabo, ahora son tonterías. De repente entiendes que no todo es blanco o negro, que la gente no siempre va a estar ahí y que tienes que aprender a elegir bien a las personas que quieres que estén a tu lado. Y sobre todo, te das cuenta que el tiempo es el único que te va a demostrar quién no está de verdad y quién estuvo ahí siempre



No hay comentarios: