18/7/11

Un momento.

No importaba nada. A tu lado era todo diferente. Me temblaban las piernas solo de pensar que te tendría al lado, me brillaban los ojos solo de imaginarme contigo. Pero de repente, llega el momento. Y te ves ahí, en una nube, creando una historia que nunca antes te habrías podido imaginar. Y mucho menos podrías haber pensado que tú la ibas a vivir. No hacían falta ni cuentos de hadas ni esa típicas películas en las que todo acaba bien. Simplemente porque a nosotros solo nos importaba...solo nos importa, el momento. El aquí y ahora. El presente. Porque... ¿el futuro qué más da mientras estemos juntos?


No hay comentarios: