11/7/11

Cuando no sé si merece la pena, cuando no tengo ganas de salir de la cama, cuando me levanto con el pie izquierdo y tengo la sensación de que hoy todo irá mal, llegas tú con tu sonrisa y tu forma de hacerme ver que las cosas no son tan malas como parecen. Me llenas de alegría los minutos, cambias todo de lugar y lo ordenas a tu gusto. Haces sonreír hasta a mis lágrimas, y no hay un segundo en el que piense que algo se va a torcer, por el simple hecho de que cuando estás a mi lado, aún no sé por qué razón, no existe el resto del mundo.


...Díasqueolvidar.

No hay comentarios: