6/6/11

Toti.

Me cuesta sonreír a mí si tú no sonríes. Eso lo tienes que saber ya de sobra. Estoy harta y cansada de que solo sonrías cuando sales a la calle. Tienes que estar contenta a todas horas porque ya va siendo hora de que te des cuenta de que te lo mereces. Ya sé que la vida no te lo ha puesto fácil y que aparte, somos tan metepatas que cuando algo nos sale bien siempre acabamos fastidiándolo. Pero a pesar de eso, sobre todo tú, te mereces que te empiecen a salir las cosas bien, mereces estar con alguien que te de cariño y que te quiera. Y que de una vez por todas te demuestren que eres importante. Porque por si no lo sabías, lo eres. Sabes lo especial que eres para mí y sabes que eso nunca cambiará porque eres como una hermana. Espero que también sepas que siempre que pueda y siempre que quieras estaré a tu lado, en las buenas, en las malas y en las peores.

No sé como saldrán las cosas, solo sé que yo estaré ahí para verlo, y sobre todo para hacerte sonreír haciendo el payaso.


No hace falta que diga más, mi pequeña Totito.

No hay comentarios: