7/6/11

Sin miedo a nada.

Le daba mil vueltas a todo. Era impresionante lo que podía llegar a hacer como algo se le metiera en la cabeza. Hacía lo que fuera por conseguirlo, nunca se rendía. Le daba igual que todo el mundo pensara que no tenía razón o que era una locura, le daba igual lo que le aconsejaran, lo que dijera la gente o lo que pudieran pensar las personas que no la conocían. Nunca se guiaba por los demás, siempre le gustó más aprender de ella misma y de sus propios errores. No le gustaba que le dijeran lo que tenía que hacer o si el camino que ella escogía era el peor de todos. Porque cuánto más se lo repitieran, más segura iba a estar de que eso es lo que realmente quería.

Le gustaba llegar al extremo, tropezar mil veces con la misma piedra, perder y aprender a levantarse cada día. Le encantaba que las personas le fallaran, así le ayudarían a saber quién está realmente a su lado para lo bueno y para lo malo. Siempre le daba las gracias a los que le hicieron daño, a los que le rompieron el corazón, a los que la hicieron llorar. A aquellos que nunca la pudieron mirar a la cara, a los que alguna vez se rieron de ella, a los que la fallaron, a los que se reían de su forma de bailar. Porque gracias a ellos, se convirtió en la persona que es ahora. Alguien fuerte, con valor a enfrentarse a todo lo que venga. Con el suficiente coraje para enfrentarse a cualquier obstáculo. Una persona sin miedo a vivir, sin miedo a soñar pero sobre todo, sin miedo a perder.



Supongo que queda más que claro.

1 comentario:

Gabby dijo...

Me has recordado a la canción de Álex Ubago xD
Me encanta ^^
Un beso! =)