1/6/11

Carta.

Creo que me he puesto melancólica. He mirado por la ventana, he visto todo oscuro y de repente no sé porqué me ha apetecido abrazarte. Mira que yo nunca he sido de esas que todo lo dicen, que ya sabes que la mayoría de las cosas siempre me las callo intentando no ser pesada, pero esta vez me han recorrido unas ganas locas por el cuerpo de coger el teléfono para contártelo. He querido raptarte, traerte aquí de mi mano, tumbarte en mi cama y quedarme abrazada a ti toda la noche. ¿Sabes? A veces tengo miedo. Porque llega un momento en el que no puedo controlar que me entren ganas de hacer cosas contigo. Me daría igual estar en el sofá viendo una película, coger el coche e ir a la playa y tumbarnos en la arena, estar sentados en un banco viendo a la gente pasar… cualquier cosa con tal de estar a tu lado por unos minutos.

Incluso he recordado aquellas tardes de verano en la playa, tirados en la toalla, dándonos el sol en la cara y cubriéndonos de besos. Que dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero una caricia tuya vale mucho más que eso. Que no soporto estar más de tres días sin que me digas cualquier tontería, que ahora ya en mi diario solo aparece tu nombre, que todo lo que escribo lleva tu inicial. Que como dice esa canción…”que se me va de las manos mientras los días siguen pasando y yo perdiendo la calma”. En realidad, yo perdiéndolo todo por la impotencia de no poder besarte todos los días, por no tener el valor necesario para parar de escribir esto, coger el móvil y contártelo.



Me gusta porque fue noséque día de nosequé mes.

1 comentario:

Violeta Lunareja dijo...

que lindo!!!! hace falta valor para decirlo a la cara, pero los sentimientos nunca se pueden esconder, nunca...
un abrazo grande! =)