13/6/11

Amor

Nunca me había parado a pensar en el momento en que te das cuenta que dejas de querer a alguien, o en el instante en que de repente se enciende esa bombillita que te avisa de que le has empezado a querer demasiado. ¿Dónde está el límite? Porque no lo entiendo.

Si ayer sentías que querías pasar con esa persona el mayor tiempo posible, ¿qué es lo que ha cambiado para que hoy no te apetezca pasar a su lado ni cinco minutos?

Si ayer creías que esto no iba a ninguna parte, ¿qué es lo que ha cambiado hoy para que pienses que las cosas pueden cambiar y podéis salir a adelante?

El amor no entiende de espacio ni de tiempo, no entiende de edad ni de dinero, ni de razas, ni de colores. Ni si quiera entiende de cerebros. Porque el amor te vuelve completamente gilipollas.

Puede cambiar las cosas en cosa de segundos. Puede que estés sentado en el parque, al lado de aquel o aquella con la que actualmente compartes tus cosas y que de repente, así sin más, mires a esa persona y te des cuenta de que no te llena todo lo que te tendría que llenar, o que simplemente la mires y algo se te remueva por dentro.

Sinceramente, no sé deciros cual de las dos cosas es peor. Pero os aseguro que cuando te das cuenta de la segunda, estás realmente jodido.

En el momento en el que empiezas a confundirlo todo, en que comienzas a darle mil vueltas a las cosas, en el que empiezas a reírte de los chistes malos, que lo miras y con solo mirarlo te das cuenta de todo. En el momento el que las cosas, así porque sí, empiezan a tener sentido. Cuando con una sonrisa se arregla todo, cuando discutís y las reconciliaciones son mucho mejor que las propias peleas...cuando empiezas a tener miedo de ti, de esa persona y sobre todo, cuando se comienzan a mezclar el sentimiento de alegría por tenerlo a tu lado y el de miedo por no querer perderlo, cuando no te entiendes ni a tí mismo... entonces sí, creo que empiezas a estar enamorado. Y sobre todo, empiezas a estar totalmente perdido.

1 comentario:

M dijo...

Me ha encantado esta entrada.
El amor es jodido pero sin él no seríamos nada.
Un beso muy fuerte:)