11/5/11

¿Y tú?

- No entiendo por qué no me mandas a la mierda. Soy un maldito desastre, se me olvidan las cosas siempre y no paro de meter la pata.
- Es fácil. No te mando a la mierda porque te quiero... quiero decir, porque no quiero.
- ¿Qué has dicho?
- Que no quiero.
- No, antes.
- Que no te mando a la mierda...
- No, después.
- Que te quiero. Sí, te quiero. Y ahora que ya lo he dicho te toca a ti. ¿Y tú? ¿También me quieres?

Eso digo yo... ¿tú también me quieres?

No hay comentarios: