18/5/11

En eso confío yo.

Nunca entenderé las actitudes que toman algunas personas, sobre todo en la adolescencia. De hecho, nunca entenderé los caminos que eligen sabiendo que les perjudicarán a ellos mismos. No sé por qué hay gente que necesita que los demás le acepten para aceptarse a sí mismo y porque por ello, hacen cosas que les hacen caer tan bajo. Tampoco entiendo por qué se dejan influenciar por lo que diga su alrededor. No me cabe en la cabeza cómo una persona que no mataba ni a una mosca sea capaz de cambiar tanto y convertirse en alguien que solo piensa en sí mismo, que no le importa lo que los demás sientan. Lo peor de todo, es que no se dejan ayudar por nadie. Se meten de mierda hasta las cejas, beben hasta las copas de los árboles y les importa más bien poco lo que hagan sentir a los demás. Lo que no saben (o sí, y no se quieren dar cuenta), es que tarde o temprano los que acabaran mal serán ellos. Porque el tiempo pone a cada uno en su lugar. O, al menos, en eso confío yo.



A cada cerdo le llega su San Martín, y de cerdos está el mundo lleno (sobre todo tú).

2 comentarios:

Jean Paul Hemingway dijo...

La respuesta es son adolescentes, estan en aquela etapa... aun no aprenden a como reaccionar en determinados casos, necesitan ser mirados y admirados

Ahora si a cada cerdo le llega su San Martin, siendo sincero (dificil esta)

se debe ser paciente y empatico (aun cuando no sea viceversa, he ahi el amor ¿no?)

que estes muy bien,bendiciones

** Au revoiiir**

Eve dijo...

Muchas cosas que yo tampoco entendere :/ me gusto mucho tu frase final ;)
un besito que tengas una buena semana