4/5/11

Comprensión

A veces las cosas son realmente injustas. Y yo hoy necesito desahogarme. Ya que con mis padres no puedo hacerlo porque nunca lo entenderán, lo haré aquí. Ya que a ellos no les puedo decir lo que realmente pasa y lo que siento, lo haré aquí. Para que se entere el resto del mundo, para que todos lo sepan menos quien lo tiene que saber.

No hay nada de malo en equivocarse ¿sabéis? Tengo dieciocho años, y en menos de tres meses cumpliré los diecinueve. Siempre he sido responsable, siempre he estudiado bien, siempre he intentado sacar buenas notas y siempre he querido que os sintierais orgullosos de mí. Pero llega un momento que tienes que elegir lo que realmente te apetece estudiar, y puedes equivocarte y darte cuenta de que eso no es lo que quieres hacer realmente. Eso me ha pasado a mi. He empezado una carrera que no sabía si me iba a gustar y así he acabado.
Sí, vale. Me equivoqué. Pero a todo el mundo le puede pasar. No a la primera vas a acertar con eso que tanto te motiva y que estás totalmente seguro de que podrás sacarlo. Esta carrera no me gusta y ya es bastante que estoy estudiando para los exámenes de julio para ver si puedo conseguir que alguna asignatura me convalide para el año que viene. Pero vosotros no miráis eso, solo véis que estoy perdiendo un año.

¿Pero qué me vais a contar? Si me fastidia a mi más perder un año a lo tonto que a vosotros. Es MI año. Pero eso es algo que vosotros no entendéis. Exigís demasiado cuando yo nunca os he dado motivos para que desconfiéis de mi. Y al final, por no entenderme me obligáis a mentiros. Porque por mucho que intente explicaros las cosas y hablaros como una adulta, nunca me veréis como tal y siempre tendré que hacer lo que vosotros digáis. Pero es mi elección y es de eso de lo que no os dais cuenta.

Me equivoqué de carrera, he perdido un año y estoy en mi derecho de abandonarla si no me llena, estoy en mi derecho de tener tiempo para pensar qué es lo que realmente me motiva y qué es lo que quiero hacer el año que viene. Sea lo que sea.
Pero es mi elección, es mi tiempo y no os da la gana de intentar entenderlo. Yo creo que no he sido tan mala estudiante en dieciocho años como para que no me dejéis tomar mis propias decisiones.


"Gracias Papá, gracias Mamá. Por se tan comprensivos, ahora ya me siento mucho mejor..."

No hay comentarios: