28/3/11

Y qué siga así como si nada.

Y así fue. Me sonreíste. Y qué sonrisa... Parece que puedes parar el mundo con ella, al menos mi mundo. Es como si me protegiera de todo lo malo, que pase lo que pase aunque en mi cara no se dibuje una sonrisa, siempre tendré la tuya. Me gusta. Me gusta que aparezcas de la nada, justo cuando más te necesito. Que vengas aquí, como si nada importase y lo arregles todo. Que hagas que se acaben los días malos y que cualquier problema se convierta en una tontería. Ya no me acordaba de lo fáciles que parecen las cosas a tu lado y de lo que puedes hacer solo con mirarme. Tampoco recordaba esa risa nerviosa, ni la cantidad de tonterías que puedo decir cuando te me pones en frente. Está claro que eres alguien especial, al menos para mi.


No puedo ya disimular.

2 comentarios:

plinnn... dijo...

qué texto más simpático :)) y ojalá que sea recíproco :)

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

cool =D