15/3/11

Sin más que decir.

_ ¿Qué te pasa?- preguntaste con cierta preocupación.
_ Lo que me pasa eres tú - respondí, tajante.
_ ¿Cómo? - dijo él.
_ Sí, me cansé. Me cansé de jugar a querernos (o más bien a quererte) una vez a la semana, de olvidarte cada lunes y tener que ser fuerte cada jueves. Me cansé de memorizar cada recoveco de ti y luego hacer como que nunca los he visto. De desearte con todas mis fuerzas y que luego desaparezca toda mi energía.
_ ¿Y todo eso que quiere decir?
_ Que te toca mover ficha. Yo o ese puto orgullo tuyo que me vuelve loca.
_ No quiero que te vayas.
_ Ni tampoco que me quede. ¿No has pensado que pasará el día que me pierdas?
_ Te falta valor para olvidarme.
_ No estés tan seguro, puedo ser realmente fuerte si me lo propongo...
_ Quédate a mi lado.
_ ¿Recuerdas cuando te pedí que me quisieras? Me dijiste que no te pidiera algo que no me podías dar. No me lo pidas tú ahora, porque ya no tengo fuerzas para seguir así.



..Haz algo. Haz que cuente.

No hay comentarios: