17/2/11

Me sobran los motivos.

“Dame solamente una razón por la que deba quedarme a tu lado”, repitió en voz baja justo al ras de mi oído. “¿Una sola razón?” respondí yo. “Puedo ser capaz de que tu cama no se quede tan grande en invierno, de que te pelees por el mando de la televisión, de que no puedas dormir porque no paro de moverme. De llevarte a la playa y llenarte de arena, de que tengas que correr persiguiéndome para vengarte. De hacerte reír a base de cosquillas y de que llores porque me echas de menos. Puedo ser capaz de hacerte un café horroroso para desayunar, de que se me quemen las tostadas y te deje por las mañanas la cama sin hacer. De que te estés todo el día quejando de que no encuentras sitio en tu armario porque mi ropa ocupa todo el espacio. De despertarte por las mañanas a besos y esa sea mi manera de recordarte que sigo ahí aunque esa noche no hayamos hecho el amor, de discutir por cosas insignificantes y de regalarte las mejores reconciliaciones que nunca imaginarás. ¿Lo ves? Me sobran los motivos” dije sonriendo.



No hay más explicación, podría darte mil razones.

4 comentarios:

cinco letras dijo...

Qué bonito... :)

Gabby dijo...

Wow que entrada mas dulce!! ^^
Un beso! =)

digodiferente dijo...

ai qe cuqi! :)
te sigo =)

El Drac dijo...

jajaja ¡Qué linda! con razón no se queda, todas ésas razones son tuyas, no hay una sola convenga a él