25/1/11

Hacia adelante.


Cerré los ojos y tomé aire. Levanté la cabeza y seguí hacia adelante, sin parar. El cielo estaba tan oscuro y la calles tan vacías... Me dolió recordarte por un segundo pero en seguida te quité de mis pensamientos. No sé como lo he hecho pero he conseguido poder controlarlos y eso me permite no tenerte dentro de mi cabeza más de lo necesario. Solo había que cambiar el chip y tirar hacia adelante, como siempre. Entonces sonó aquella canción: "caer está permitido levantarse es una obligación". Cogí mi cajetilla de Malboro y encendí mi primer cigarrillo.