16/11/10

¿Imposible?


¿Y a quién le importaba que ya ni nos miráramos? Ni si quiera tú te preocupabas por ello...¿por qué deberían hacerlo los demás? Por supuesto, excluyéndome a mi. Como siempre, yo, la chica que hace de un grano de arena una montaña. La de los problemas de oro. La que continuamente se complica la vida. La que se enamoró de ti, se preocupaba por algo que para el resto del mundo casi ni existía.
¿Por qué tengo esa maldita manía de ocupar mi cabeza con cosas que realmente no tienen y nunca tendrán ninguna respuesta? ¿Por qué ahora en lugar de estar en el sofá viendo la tele estoy pensando en ti? ¿Qué te pasa corazón, que nunca me haces caso?

No hay comentarios: