9/11/10

Amar

Me mata. Me mata por dentro. Poco a poco. Y nadie puede hacer nada para curarme. Es una enfermedad mortífera. Te quema por dentro, te consume, te envenena. Hasta tal punto que llorarás y sufrirás pero nadie podrá hacer nada por salvarte. Es lo más devastador que te encontrarás nunca, es algo que nunca imaginarás. Es amor.
Un amor duro, irremediable, incondicional. De los que nunca te podrás librar. De los que te perseguirán durante todo el camino. De los que se alimentan con la frase "el pasado siempre vuelve". De los que te arrancarán la piel y te quemarán el corazón.
Odio amar con tanta ímpetu. Odio no poder controlar mis propios sentimientos y aún odio más amarte a ti. Odio llorar cada vez que me invento una mentira o cada vez que la escucho de verdad. Odio reír con el sonido de tu risa. Odio quererte.
Y lo odiaré de aquí al fin de mis días, porque te amaré hasta que se agoten las horas...




¿Entendido?

No hay comentarios: