24/8/10

Ella.


Miró hacia el frente y siguió caminando. Siempre con la cabeza muy alta, siempre tan suya. Sus ojos escondían tantas cosas...nunca decía todo lo que pensaba, por tanto, era un completo océano de secretos. Nunca se abría del todo a alguien, siempre escondía algo en el fondo de su corazón que todavía no había decidido sacar. Era única, a su manera. Siempre siendo ella misma, nunca pretendió ser una persona diferente. Siempre al filo de lo imposible, siempre en el extremo. Luchando por cada uno de sus sueños sin que nada importara. Creía que cada persona es especial y nunca dudó de que las estrellas fugaces cumplieran deseos. Siempre quiso ser un delfín, sentirse tan libre que hasta por el mar pudiera nadar sin que nada le importase.
Odia a las personas que no creen en el amor. Afirma que se nace para amar y para sentir y que si no has amado nunca significa que no has vivido. No echa la cabeza hacia atrás, no cree en el pasado, no pierde el tiempo. Busca vivir el presente, el día a día, aprovechar cada detalle, cada oportunidad. No quiere tener nada que ver con lo malo de la vida, con las malas personas, con los que hacen daño. Necesita ayudar a la gente para sentirse bien, odia ver lágrimas en los ojos de cualquiera. No tiene miedo al futuro, ni a lo que vendrá, ni a las consecuencias, ni a sus decisiones. No tiene miedo a equivocarse, ni ahora...ni nunca. No tiene miedo a amar, pero si a ser amada.

1 comentario:

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

=0 Hola, lindo post y muy linda niña=D