31/7/10


Y parece mentira, que hace unos meses todo lo que está pasando exactamente ahora parecía imposible. Era casi completamente improbable y míranos, aún estamos aquí. He aprendido que la vida de vez en cuando da una segunda oportunidad (la vida, o las personas...) y que eso hay que saber valorarlo. Mal gastamos nuestro tiempo basándonos en buscar las grandes cosas, como la felicidad o alguien que haga nuestros días un poco más amenos, y en realidad deberíamos aprender a usar nuestro tiempo en cosas más importantes, como los pequeños detalles de la vida, las pequeñas palabras que vuelan con el viento en algunas situaciones o simplemente una mano amiga que se te tienda un día de lluvia.
He perdido demasiado tiempo intentando entender por qué te he fallado y hasta hace unos días no me he concentrado en conseguirte. Sí, he aprendido de cada error y sé que no volveré a tropezar más veces con la misma piedra. Y lo sé porque tú estás a mi lado. Y ahora mismo..ahora mismo es lo unico que necesito, a ti.


Y mira y mira el reloj, que no pasan las horas...
(FELICIDADES BLOG! Hoy haces un añito, y los que quedan!)

1 comentario:

Gabby dijo...

si es que son esos pequeños detalles en los que no reparamos hasta que es demasiado tarde, los que ayudan a sostener nuestro mundo ^^
Un beso! =)