12/5/10

Nunca creí

Nunca creí que pudiera volver a verte sonreír
y que hagas esos gestos que te hacen especial
como la arruga que se te forma en la nariz
cuando te ríes.

Nunca creí que pudiera volver a sentir tu corazón
y que sus latidos vayan al unísono de los mios,
hablandose, tocandose, sintiendose, escuchándose
los unos a los otros.

Nunca creí que pudiera volver a escuchar tu voz
y que me haga sentir la misma sensación que tiempo atrás,
ronca, alta, baja, muda...



(Mi corazón se agota como el tacón de tu bota,
de contar con los dedos de una mano los te quieros.)