18/5/10

¿Luna?

Ahora los días cada vez son más largos, el Sol dura mucho más dibujado en el cielo y la oscuridad aparece que cada vez más tarde. Por eso Luna, te echo de menos. Si es que cuando es de día no te diferencio del Sol y por si acaso no te hablo con claridad. Estarás echa un lío...
Normal, yo también. Nuestro secreto va a durar poco ¿sabes? Al final, siempre sale la verdad a la luz y tú, que me entiendes, sabes que esto no durará más que tres lunas y dos eclipses.
Aún tengo esperanza porque el cielo está estrellado y las estrellas conceden deseos, aunque ya he empezado a dudar de ellas también. Hoy en día no se puede confíar en nadie, siempre te acaba fallando...
Imaginate que le cuento nuestro secreto a esa estrella de ahí, la más alta de todas, y va y se lo cuenta justo justito a la estrella que más cerca está de su casa (de la casa de él, ya sabes que no me gusta mucho nombrarle) y va y le cuenta que todavía no he conseguido olvidarle, que tengo que irme corriendo de cada lugar en el que esté él, o simplemente que le echo de menos.
¿Qué hago Luna? Entiendeme...
Es que si se entera... si se entera me muero.



(Y no. Me niego. Aunque sea por dignidad..no se puede enterar.)

2 comentarios:

Eva dijo...

nunca te dijeron que la dignidad se pierde con muchísima frecuencia? (L)

Smily dijo...

Una vez escribí algo parecido (no sé si llegué a subirlo al blog). Pero, ¿sabes? Yo creo que no tienes que ocultarte ni arrepentirte de lo que sientes.
¡Un besazo!