4/5/10

Crecer-

Desde pequeños nos intentan enseñar las cosas buenas y las cosas malas, lo que está bien hecho y lo que no, pero cuando empiezas a hacerte mayor normalmente marcas tus propias pautas, tu mismo eliges lo que para ti está bien o está mal, o lo que está bien hecho o no.
Odio sentir que estoy en esa etapa del cambio, que ahora yo elijo en mi vida, que me hago mayor, que maduro, que los pensamientos que tenía hace cuatro meses no son los que tengo ahora, que me doy cuenta de cosas de las que preferiría que pasaran desapercibidas. Que doy más importancia a las pequeñas cosas que a las relativamente grandes.
Llega un punto en el que no todo es negro o blanco, no es un extremo u otro. Hay muchísimos puntos de vista y no porque tú elijas uno ese tiene que ser el correcto. Ahora es cuando te das cuenta, o mejor dicho, cuando crees que empiezas a comprender como va esto de vivir.
Seguramente empieces a entender por qué no todo es tan fácil como querer y ya está, o pedir perdón y todo se soluciona. Y te empieces a preguntar por qué pasan tantas cosas malas en el mundo o por qué alguien que no se lo merece y que siempre se ha portado bien con todos tenga mil problemas sin solucionar.
Probablemente, ahora es cuando te des cuenta de que igual dentro de unos años tu vida es totalmente diferente a la de ahora, que no tendrás los mismos amigos porque algunos se irán a hacer su vida a otra parte, que seguramente no vivirás bajo el techo en el que ahora vives, y te darás cuenta de que las cosas no serán tan bonitas como cuando tenías 17 años.
Por eso, en este cambio, te apetece disfrutar del momento y del día a día. Con quien quieres, y como quieres, sin que nadie decida por ti.





(Solo protejo mi corazón. Desperado voy, acostumbrado..
a que lo bueno se me escape de las manos. No aprendo la lección,
y aunque me escapo siempre me encuentro a los fantasmas del pasado.)

5 comentarios:

A g r i p i n a. dijo...

yo creo que ningun ser humano ha descubierto aún lo que de verdad está bien y lo que está mal, tal vez solo lo intuye :)
un beso!

galicia maravillas dijo...

si las cosas no eran tan bonitas a los 17 puede que lo acaben siendo a los 45 o a los 54 o a los no se sabe cuántos, ojalá ese camino que estás siguiendo y construyendo te lleve a la felicidad, del camino, y de destino :) un biquiño!!

El Drac dijo...

Sucede que cuando conocemos a una persona la conocemos sólo superficialmente, hay muchísimas cosas más que esta persona desencadena en su día a día y probablemente esas cosas (mal calculadas y por ende mal hechas) le hayan ocasionado problemas. Un abrazo

marta dijo...

La vida da muchas vueltas. Ya lo dicen. Y lo que hoy nos gusta mañana podría desagradarnos, y viceversa. Todo conforma un entramado de momentos, personas, decisiones y sentimientos tan inmenso que sólo con echar un vistazo la sensación de vértigo se hace inevitable.
A mí sólo me queda desearte mucha suerte en el camino.

Un beso MUYGRANDE :)

La chica de los calcetines de colores dijo...

Wowowow!