12/4/10

Sonríe, porfavor.


¡Grita! Exprésate como tú quieras. Y grita si es necesario. Da igual quien esté delante tuya, da igual quien te oiga. Tu hazlo, te sentirás mucho mejor. Ya verás como esa presión del pecho se esfuma y no vuelve. Y si lo hace, vuelve a gritar, vuelve a contarle a todo el mundo quien eres.
Pero sonríe, que nunca se te borre esa sonrisa de la cara, que estás realmente guapo cuando lo haces. Te da aires de chico interesante, claro que solo para mi. Ya, ya sé que tú no te enamoras de nadie y que evitas cualquier roce con la palabra sentimientos, pero déjame vivir de ilusiones ¿no? Te prometo que yo te haré una visita guiada por el corazón, para que veas que no todo son cosas malas, si no que también puedes llegar a vivir momentos inolvidables, a mi lado claro.

¿Sabes? Prometo llevarte a la Luna y bajarte todas las estrellas que me pidas, incluso prometo hacerte sonreír un día de lluvia y besarte junto a una farola. Prometo hacer tantas locuras a tu lado que al final te volverás loco y te olvidarás hasta del reloj y del día en el que vivimos, solo te entraran ganas de pasar el resto de tu vida conmigo.
Prometo hacerte sentir especial. Quizás nunca te enamoraste porque no has encontrado a la persona que te hace sonreír todos los días. Pero prometo ser yo. Prometo ser yo esa persona, te haré soñar y te haré sentir lo que nunca has sentido.

¿Qué? ¿Qué tienes miedo? No te preocupes, eso es porque sabes que hay aunque sea una mínima posibilidad de que te enamores de mi, y por eso sientes ese miedo. Es miedo a que te hagan daño pero tranquilo, yo te cuidaré. Yo nunca te haré daño, yo solo te querré y me dejaré querer un ratito cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo...

No hay comentarios: