11/4/10

Prohibido.


¿Por qué lo prohibido siempre es lo que más queremos?

Siempre que algo parece imposible o que no es bueno para nosotros nos emperramos más y más en ello. Con todo, hasta en el amor. Es como si tuvieras un subidón de adrenalina, como si estuvieras haciendo algo mal y te gustara, como si rompieras todas las reglas y te saltaras todas las normas. Cómo si te saltaras un semáforo en rojo pero sabiendo que no le haces mal a nadie. Como si esconderse fuera una aventura. Un riesgo que estás dispuesta a asumir porque te gusta y te apetece. Y porque estás cansada de ser buena y de hacer lo que todo el mundo quiere que hagas, o lo que se supone que tendrías que hacer en cada momento. Porque estas harta de tener que escuchar mil y una veces las cosas que tienes o debes hacer y cómo tienes que hacerlas. Estás harta de seguir un guión. Simplemente, porque te apetece decidir a ti. Por ti misma.
Ya no habrá más tener que, deber que. Ahora será todo dejarse llevar, una vez más...
O las que hagan falta.

4 comentarios:

Smily dijo...

Me siento muy identificada.
Sobre todo con esto:
...porque estás cansada de ser buena y de hacer lo que todo el mundo quiere que hagas, o lo que se supone que tendrías que hacer en cada momento.
Muy cierto lo que dices.
¡Un besazo!

Laura dijo...

Deberia ser asi siempre... lastima que a veces la responsabilidad nos hace preguntarnos ahora que?
besitos

De Viento & Aire dijo...

muchas veces es esencia pura!
dejarse llevar a veces es Perfecto!

Daniela S. Rain dijo...

Las reglas están para romperlas :)