23/3/10

Jorge Bucay

Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mi, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,
que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas, que hoy,
hoy puedes contar conmigo.
Sin condiciones.

Hoy, estaba hablando con una amiga cuando me pasó este poema de Jorge Bucay. Ya lo conocia de antes pero me hizo pensar mucho sobre que es querer a una persona. Las mujeres, por lo general, necesitamos a alguien que nos cuide a cada segundo...que nos demuestre que nos quiere. Cuando comentamos con algún amigo lo que nos gustaría de nuestro novio, la mayoría de las veces se quedan asombrados y nos dicen que pedimos demasiado, que vaya paciencia que hay que tener para estar con alguna de nosotras.
No. No pedimos demasiado. Pedimos lo que conlleva QUERER a alguien. Y entonces, cuando he leído el poema me he dado cuenta de que es exactamente todo lo que nosotras necesitamos.
Queremos que nos escuchen pero sin ser juzgadas por ellos, queremos que opinen cuando es
necesario y no que te aconsejen diciendote más bien lo que tienes que hacer. Queremos que haya confianza el uno en el otro, queremos que nos ayuden en cada decisión pero teniendonos en cuenta también, queremos que nos cuiden y nos valoren a la vez, queremos que no se nos anule como personas, queremos tener los mismos derechos. Queremos que nos protejan de cualquier cosa pero sin mentiras ni promesas que no se cumplen. Queremos que nos regalen sueños y verdades. Queremos que nos quieran como somos y que no pretendan cambiarnos, queremos que nos respeten con nuestros más y nuestros menos. Con nuestras sonrisas y nuestros cabreos, con todos nuestros defectos. Y sobre todo, queremos que cada uno de ellos sepa que puede contar con nosotras en cada momento, para lo bueno y para lo malo. Queremos que sepais que el amor es mucho más que besos y cuatro palabras que probablemente no tengan ningún valor. Queremos que sepais que querer es el día a día, no solo cuando os apetece o nos necesitais.
Podría resumiroslo mejor, simplemente queremos que améis de verdad.

6 comentarios:

El Drac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Drac dijo...

Todo está muy bonito y acertado sólo por un pequeñísimo detalle muy insignificante pero que me place decirlo, ¿por qué siempre hablan en singular, en primera persona y nunca con reciprocidad, de un nosotros, de un tú me das que yo te doy. Me parece que es bueno el poema pero que adolece como muchos , como casi todos de una fuerte cojera. Un abrazo

Smily dijo...

Muy bonito, tanto el poema como lo que has escrito.
Es muy cierto.
Pero a veces las cosas más sencillas se vuelven las más difíciles.

Verónica (peke) dijo...

Y donde esta la fina linea que separa la verdad de la mentira cuando hablamos de sentimientos????

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

PeQue..* dijo...

Amar de verdad es difícil. Nadie nace enseñado, pero hay gente que nunca aprende..

OjosMiel. dijo...

Es genial el poema de Bucay.